jueves, 10 de octubre de 2013

vivac BTT/ río Vinalopó

vivac BTT/ río Vinalopó//aventura ibérica/// otoño en Mariola
Comienza la travesía, como no puede ser de otra manera con los Ibéricos, en Decarton. Claro claro, con retraso, con compritas de última hora, y tal y tal. Todo perdonable por el estupendo ambiente q rezuman estos profesionales del aventurismo alicantino.
Ya en marcha, por las calles de Castalla, y más allá de la ermita de Santa Ana, los valles que nos meten en la Sierra de Mariola nos sorprenden en el atardecer con fina lluvia. 
Subimos las primeras rampas ya entrada la noche. Los caminos rotos, sucios, peligrosos. Nos esperamos y vamos avanzando. En la más absoluta oscuridad. 
Después de una complicada bajada llegamos a una fuente. Alguna caída, alguna bici maltrecha. Pensamos montar el vivac, pero finalmente  seguimos ruta.  
Ya en el nacimiento del Vinalopó. Bañito de los mas aguerridos, algunas fotos, investigación del territorio... Vadeamos el río en nuestro camino a Banyeres. Cruzamos el pueblo. De lo más alto a lo más bajo, y de últimas entramos en el Molí d' Ombria. Cenamos sobre el río. Pegados a el, bajo unos enormes pinos, montamos el estupendo vivac. La noche calma. Llovizna. El estruendo del río. Las estrellas luciendo su esplendor entre las nubes. El sabor de la noche enreda mi pensamiento. Puedo tocar el cielo, claro, cercano. Se puede oler el frescor del otoño. 





A la mañana, recogemos el campamento, algo al estómago, y ya estamos dando pedales en busca de la Vía Verde del Tren Chicharra que nos ha de devolver a los coches en Castalla. Paraeta en un bar para tomar café, también en el monumental pueblo de Biar. El tranquilo paseo da para conversar, todo y más.












Publicar un comentario