viernes, 14 de julio de 2017

travesíaBTT/ EL ALTO TAJO

EL RÍO QUE NOS LLEVA
Tres jornadas de pura BTT para conocer la Comarca del Alto Tajo, una región de alto valor paisajístico y cultural. Por el Sureste de la provincia de Guadalajara por caminos muy bien marcados, algunos, Caminos del Cid. Impresionantes sierras cortadas a cuchillo por caudalosos ríos, y entre ellos, el majestuoso Tajo, que articula el devenir de la historia y la economía de estas ancestrales tierras. Y también paraísos perdidos que nos hablan de otras formas de vida que ya hace mucho quedaron en el olvido. Algunos pueblos deshabitados, otros pueblos... de vacaciones y poco mas, y algún otro donde se concentran servicios y monumentos. Un paraíso más de nuestra espléndida Península Ibérica recorrido a golpe de pedal.
día uno/ down by the river/ caminos infinitos
Coge mi mano, yo cogeré la tuya
Juntos quizá escapemos
De esta locura que ya arrastra demasiado dolor
Quédate a mi lado, yo estaré al tuyo
Juntos iremos a dar una vuelta
Mas allá, por encima del arcoíris
Río abajo disparé a mi chica
Muerta, río abajo
/´Neil Young, Down By The River
Salimos de Checa bajo la tenue lluvia. Caminos infinitos por medio de impresionantes pinares a Alcoroches. Y mas montes hasta Castinuevo, pueblo dentro de un castillo, abandonado, ya bien cerca de Molina de Aragón, a donde llegamos siguiendo el curso del río Gallo. Y pasado el monumental pueblo por el Barranco de la Hoz a Torremocha del Pinar. De aquí al Monasterio de Montesinos sobre el Río Arandilla, espectacular cañón perdido del mundo, y siguiendo su curso al bello pueblo de Cobeta con su plaza a reventar de niños. Por último llegamos a Olmeda de Cobeta atravesando un precioso y ancestral sabinar. Nos acoge en su chozo Andrés, antiguo leñador y estupendo conversador que nos pone al tanto del pasado, presente y futuro de la Comarca. 

día dos/ el río que nos lleva/ paraísos interiores
Al otro día  alcanzaron el puente de Tagüenza, de un solo arco a treinta metros de altura, estribando sobre la roca viva.  Lo pasaron penosamente, manteniéndose sobre los mismos palos por falta de material de ribazo desde donde ganchear... /´José Luís Sampedro,  El Río Que Nos Lleva
Al salir de Olmeda de Cobeta visitamos el Castro celtíbero de Peña Moñuz, indispensable por su valor cultural y por la dehesa que lo rodea. Una dehesa que pasa por ser la mejor conservada de todo el país, con ejemplares milenarios de robles, sabinas y encinas. Un auténtico espectáculo. Luego buscamos el Monasterio de Buenafuente del Sistal, donde almorzamos, reponemos agua y acompasamos el espíritu... Al tiempo subimos monte un buen trecho hasta tomar la senda del GR10, que en fuerte bajada nos mete en el Puente de Tagüenza. Sin duda estamos en un sitio mágico: abandonado del mundo, de muy difícil acceso, y sin embargo cargado de historia. Echamos un buen rato imaginando cómo era la vida de los gancheros, hombres que se jugaban la vida transportando por el río los troncos desde las altas sierras hasta Aranjuez. Seguimos luego de pateo un buen rato y ya por el Barranco Mochuelo ganamos altura para caer al Hundido de Armallones, impresionante cerrada del Río Tajo. A consecuencia de un terremoto acaecido en el S.XVI se desprendieron grandes bloques de piedra de las paredes del cañón, quedando el río cortado durante varios días. Un rincón alucinante que te hace dudar si estamos en Guadalajara o en algún cañón de los Pirineos. Hoy es el principio (o el fin) de la Comarca del Alto Tajo, declarada en el año 2000 Parque Natural. En busca de paraísos interiores vinimos y nos vamos con las manos llenas. Merecido baño en sus cristalinas aguas, comemos lo que llevamos y a primera hora de la tarde dejamos el cauce del Tajo para en fuerte subida y con el sol desplomándose sobre nosotros llegar al pueblo de Armallones. Nos refrescamos en su bar y seguimos camino por las altas sierras sin perder cota hasta entrar en el muy extraño pueblo de Zaorejas.
 
 
 
día tres/ pájaros de barro/ ensueño
En los mapas me pierdo
Por sus hojas navego
En los vértices del tiempo
Anidan los sentimientos
En las montañas me pierdo
Por sus caminos duermo
/´Manolo García, Pájaros de Barro
Unos buenos kms en bajada para llegar al Puente de San Pedro, donde el río Gallo da sus aguas al inmenso Tajo. Echamos el rato en la Playa Natural del Tajo, como llaman los lugareños al sitio, y ya rodando río arriba por el ancho camino. Paisajes de ensueño a cada pedal, ganando sitios espectaculares donde nos bañamos una y otra vez. Puentes, cascadas, lagos, un auténtico paraíso. Con el sol en lo mas alto entramos en el bello pueblo de Peralejos de las Truchas, donde nos hidratamos y buscamos sombra en el bar Juve. Dentro, un enorme póster de El Boss y su The River... Con las pilas cargadas acometemos la última tachuela de la travesía. Así, coronamos La Serrezuela con unos paisajes increíbles; chozos, cuevas y unos enormes prados que en otras épocas seguro estaban a reventar de cabezas de ganado. Bajamos el Puerto y ya sólo nos queda la triunfal entrada en la bella Checa, con sus infinitos puentes sobre el Cabrillas, no sin antes darnos un último baño en la alucinante toba de Aguaspeña.
 
Publicar un comentario