sábado, 6 de julio de 2013

nocturna BTT/ Carrascal de la Font Roja

nocturnaAVENTURAibérica
Ya hacia tiempo que no me retrataba con este animoso grupo de aventurer@s, los aventurer@s ibéric@s. Ganas nunca me faltan para festejar con ellos, y esta ocasión pintaba insalvable, pues proponen un evento imposible de eludir: recorrer el hasta hace poco prohibido a las bicicletas Carrascal de la Font Roja.....de noche!!!







 
Iniciamos ruta en Castalla con el sol aún alto. Camino de Onil, llegamos a la Ermita de Santa Ana, y más allá entramos por el GR7 a los Altos de Biscoy, primera pared de la etapa. Sorprende el espíritu combativo de todos en las rampas, muchos nada habituados a semejantes esfuerzos. Ni una queja, todo sonrisas. Se une al grupo de 12+1 ibéricos un bicicletero casual de la zona que durante un tiempo nos hará de guía.  Llegamos por senda estrecha y casi perdida a una excelente fuente en un antiguo lavadero. Muy llamativo, con unas magníficas vistas de la vecina Sierra de Mariola. Aprovechamos para comer algo y repostar agua. 









 
 
 









La última luz del día nos acompaña todavía en la segunda pared de la ruta, una pista tremenda y espectacular, recurvada, con unas vistas impresionantes de la Foia de Castalla y de la Sierra de Mariola, hacia poniente, el horizonte ardiendo.... Casi en el collado nos reagrupamos y aprovechamos para hacernos unas fotos en tan alucinante escenario.




 
Por fin ganamos el collado, el techo de la etapa con sus 1221 metros. La noche cerrada, el cielo estrellado. Poco más abajo nos volvemos a reagrupar en el Mas de Tetuán, lugar tradicional desde donde se ataca la cumbre del Menejador caminando. En un ambiente de jolgorio y desenfreno, la noche negra como el tizón, nos hacemos la foto de familia y continuamos hacia en Santuario de la Font Roja.
 Toca bajar y se hace particularmente peligroso debido a la grava suelta, que unido a la falta de costumbre de la mayoría a navegar a oscuras, con focos y frontales de dudosa calaña, hacen más épico si cabe el vertiginoso descenso. Muchos sustos y de últimas es Paco quien se retrata en el suelo... Ya en el Santuario, merecido descanso y cena de sobaquillo, como mandan los cánones ibéricos.


Poco mas abajo enlazamos con la carretera que nos mete en una volada en Alcoy. En el Polideportivo tomamos la Vía Verde hasta algo antes de La Sarga, donde nos salimos para encarar el pueblo de Ibi por vías de servicio. Pasado el pueblo, algún despiste, y de últimas caemos de nuevo a la vía verde, que nos lleva derechitos a Castalla.

En fin, hasta aquí la crónica de la ruta. Y luego de unos días, mirando con perspectiva, volviendo la vista atrás..... uno se pregunta: ¿cómo diablos pasan a veces cosas tan extraordinarias a nuestro lado? Y lo mejor de todo, ser capaces de captarlas, hacerlas tuyas y seguir creciendo.








  
 
 
 
 
Publicar un comentario