domingo, 9 de abril de 2017

BTT/ Vuelta al Cabeço d´Or III

ultraTRIAL             we're makin' history 

Sin salir de la cama navego el río Seco hasta El Campello, donde me reúno con Javi y Jordi con la idea de hacer algo grande. Salimos del Poli y al cruzar el túnel bajo la autopista ya estamos en el mundo de las sendas y más sendas. No sabemos cuándo el tiempo se paró, y ahí vamos, una vez más, los amigos de siempre. Las conversaciones vienen y van, los planes vienen y van, como pájaros de la mañana cada vez volando más alto por los caminos y las sendas que llevan a Aigües. Va despuntando el sol y como por encanto ya en la plaza del pueblo repostando agua. 
Y seguimos subiendo, y más allá del Preventori decidimos buscar La Colombiana, el Mortirolo, o como viene en los mapas, el Alt del Ginebral. Duro como pocos, retorcida senda que gana altura sin tregua en busca de la cara norte del Cabeçò. Y en lo alto las vistas impagables. De un lado privilegiado mirador del Alacantí, y del otro, las costas de Benidorm y La Vila y las altas cumbres recortadas del Ponoig y la Aitana.
Sentados bajo un almendro, los pies colgando del bancal y la mirada perdida en tanta belleza, almorzamos y charlamos. Sin prisa. El momento mágico en el que dejamos atrás el stress de los días sin fin en la ciudad, y los trabajos, y las familias, todas las obligaciones. Aquí y ahora, por un momento, libres. Y el silencio; solo los pájaros y quizá algún tractor a lo lejos, casi inaudible en el inmenso valle bajo nuestros pies.
De nuevo al lío, llegados aquí solo nos queda seguir adelante para ganar el Coll del Gañà y darle la vuelta al Cabeçó. Hemos volado sobre las bicis. Sin imprevistos echamos el rato en el famoso collado y decidimos bajar a todo trapo buscando siempre las sendas más locas. Volamos pegados a los farallones del enorme macizo del Cabeçò. Breves paradas para reconocer pasos por las altas cumbres que igual se podrían utilizar en próximas expediciones y claro, tirar algunas fotos. Pasamos veloces el Racó de Seva y ya enlazando las sendas que caen a plomo desde la zona de las Cuevas del Canelobre hasta la carretera de Busot-Xixona.
La adrenalina a flor de piel cuando entramos en el Meson 5 Hermanos. En la terraza unas cervezas y unos panchitos para festejar el cumple de Jordi. Hace muchos años que nos conocemos. Muchas las aventuras vividas juntos. Recordamos los primeros tiempos, cuando las sierras alacantonas nos parecían insalvables. Ahora sin embargo abrazamos medio mundo, y casi sin estirar las piernas... Hemos crecido tanto en este increíble mundo de la BTT, e igual aquí estamos, con la misma ilusión que cuando empezábamos, dispuestos a seguir haciendo historia. La esencia. Brindamos por los años cumplidos de Jordi, y también por nuestra amistad, que semeja brillar más fuerte que nunca.
Salimos del Mesón eufóricos y enseguida enlazamos con los barrancos que bajan hacia el río Seco. Con el fantástico track ya en la buxaca, cada pedal nos sabe a gloria. Con las vacaciones de primavera llamando a la puerta, nos despedimos en Bonalba. Una despedida especial entre amigos especiales. Sabedores de que es imposible despedirnos. Condenados a rodar juntos. La condena que sabe a gloria. 

miércoles, 5 de abril de 2017

CRT/ FONT ROJA desde Mutxa-Sanvi / Vuelta a la Sierra del Menetjador

IVER Y AMIGOS
/vuelta a la Sierra del Menetjador desde Mutxamel
Me gusta el frío de la mañana. Ese frío limpio y puro, el aire de la primera luz que se apodera de todo. Los pensamientos más puros siempre en la primera mañana. Allá donde he vivido hay frios que nunca olvidaré. Los desiertos tunecinos y los islandeses, las altiplanicies accitanas, el Cono Sur y otros, todos los Atlas... También los bosques del Benevento, los montes julianos, el valle Paradiso, las llanuras de Hokkaido..., las altas montañas de la Península y de fuera, y otras no tan altas e igual de frías. Y más y más la multitud de vivacs que se pierden en la noche de los tiempos y que avivan en mí el frío incuestionable. 
El frío de las mañanas primaverales son un top. Cuando ya piensas que el calor aprieta y vas y sales de casa como en verano, y va pasando el día y la mañana no acaba..., y el frío que se incrusta en el culote, en el maillot, por dentro de la piel, tan profunda la sensación del frío que no espera, del frío que se apodera de todo a traición, a lo bestia, sin perdón.
Justo ahí voy en la templada mañana alacantona, y luego ya por las montañas del Maigmó el viento que empuja al frío más adentro, y paso Ibi y venga a subir con el frío instalado bien adentro, aún más adentro. Y al bajar el puerto, y al cruzar las anchas planicies entre el Menetjador y Mariola, y cuando llego al santuario de la Font Roja, acalorado por el subidón, no puedo tardar mucho en irme, o moriré congelado. Sin perneras ni manguitos, sin chaqueta ni cortavientos, ni chubasquero..., ¿dónde creía yo que iba esta mañana? ¿Porqué me pasa siempre esto a mí? ¡Jodido previsor!!
Y da igual, porque al bajar llega la nube negra que descarga sobre mi toda su ira. Pelado de frío y calado hasta el tuétano intento no pensar. Y si lo hago es con la idea fija en no caerme, ¡diossss qué frío!!! Y como llega se va y de nuevo luce el gélido sol, y solo pienso en subir el siguiente puerto por aquello de entrar en calor, aunque empiezo a creer que lo de entrar en calor es hoy un imposible. Subo el empinado puerto de la ermita de Sant Antoni como en un sueño fabuloso, escapado del pelotón en la bella carretera, la gloria. En lo alto miro a mi alrededor los inmensos valles, hechizado por la belleza, y al quitarme los auriculares los amigos de Iver se despiden por hoy, tan educados.
La bajada con el asfalto roto y la cuesta de vértigo, y antes de llegar al valle de La Sarga ya estoy subiendo el puerto de la Carrasqueta, tan limpio y tendido, y tan famoso en el mundo entero. Endiablado subo sin meter piñones. Es la fiera desbocada que llevo dentro. Tan afinado llego a lo más alto, excelso mirador alacantón, y sin tregua me dejo caer lanzado como un rayo. Rayo aterido, rayo congelado. 
 
 
Santuari FONT ROJA

Alcoi desde las faldas del Menetjador
Serra Mariola i Castell de Barxell

Barranc de la Batalla desde Ermita Sant Antoni. Al fondo, Aitana

viernes, 31 de marzo de 2017

SKI/ Masella

ISARDS /IV y última
"El escritor está a medio camino entre la vida y la obra"
_Alejo Flah
No cantan los pájaros
Desolado valle el de Isards
Hundido en la nieve 
Inaudible suspiro
El arco en tu brazos 
La flecha en mi pecho
Y el hilo de sangre 
Que aún riega mis venas
A plomo me elevas
Y no es la primera
Ahí vas tan bella 
Asida tu presa
Susurra en mi oido
Palabras de amor
Juega conmigo
Halo protector
Vuela vuela
Hermosa figura
Pronto todo pasa 
Ya bien poco queda
Aún creo asir 
Tu delgada mano 
Sobre el precipicio 
La roca y el hielo
Ya caigo de lo alto
Más alto que el sol
Cuando nada importa
Sonríe por favor