martes, 6 de junio de 2017

BTT/ Vuelta a las Sierras de Cantalar, Almirante y La Safor

LEVANTE en  JUNIO
´Cuando te vas es porque ya te habías ido´, Proverbio español
Qué delicia entrado Junio disfrutar de un día nublado con viento de Levante y la permanente amenaza de lluvia. Con el verano llamando a la puerta, el tiempo nos regala pequeñas maravillas para quien sabe verlas; eso sí, al primer pedal  ya se apodera de todo la tremenda humedad, que casi echa al traste la muy particular ruta del inigualable Aníbal que ha caído en nuestras manos. Solo nuestra moral inquebrantable hace que no recurramos a atajos, al 112 u otras abominables artimañas... 
Con una primera parte con la bici a cuestas para entrar y recorrer el fabuloso Barranc de l´Encantada, y otra parte, el resto, un recorrido donde predominan las pistas, bien alquitranadas, hormigonadas o pistas a secas, y también alguna carretera secundaria, y con dos subidones bien exigentes: la subida a la Sierra del Almirante desde Benisili y la subida al Circo de La Safor desde la Font de La Reprimala. 

Desembarco junto a mi hermano vagabundo en Beniarrés y ponemos rumbo a su Pantano, y al pasarlo tomamos una pista en fuerte subida que nos adentra por la quemada Serra Cantalar dirección Barranc de l' Encantada. Enseguida pie a tierra, casi toda la subida y luego un buen tramo por dentro del fabuloso Barranco. A la salida nos desviamos para ir al Gorg del Salt, estupendo rincón para bañarse. Ya de vuelta continuamos dirección Benisili en la Vall de Gallinera, donde, ¡cómo no!, nos ponemos hasta las cejas de cerezas. Visitamos el pueblecito y repostamos en su mirador, sabedores del esfuerzo que nos aguarda para coronar la Serra de l'Almirall. El cuestón no tiene desperdicio: un par de kms al 15%, con tramos por encima del 20%. Una vez arriba toboganes y más toboganes, y las impagables vistas de la Vall de Gallinera con sus farallones característicos de la Sierra de la Foradá y el Miserat. Recorremos un buen trecho por la hasta hoy desconocida Sierra del Almirante para caer de últimas a La Llacuna, precioso valle rodeado de montañas que en los años 60 sufrió un ataque de 'chaletitis. Aquí nos sorprende la lluvia, si bien remite enseguida, haciendo la bajada del Puerto a Villalonga con seguridad. Pasamos rápido el pueblo, engalanado de comuniones, y encaramos el congost del Río Serpis. En la fuente de La Reprimala nos remojamos y comienza la durísima ascensión a La Safor. Un primer tramo para 'calentar' hasta la Cantera, y de aquí cuestones y más cuestones rondando el 15% de desnivel y más. Cuando por fin ganamos el collado, donde nace la senda que corona la Sierra de La Safor, aún nos quedan unos cuantos sube bajas por la parte alta de la montaña hasta llegar a la Font dels Olbits, donde reponemos agua, comemos lo que nos queda y disfrutamos del preciso momento en que se para el tiempo con las increíbles vistas de la Montaña Sagrada, el Benicadell, enfrente. De vuelta al camino principal volamos el vertiginoso descenso al pueblo de L' Orxa, donde tomamos la Vía Verde del Tren Chicharra que nos ha de devolver al punto de partida.
Serra Cantalar
Barranc de l´Encantada
Gorg del Salt
Benisili
Alpatró, la Vall de Gallinera
La Llacuna
Al fondo, Castell de Vilallonga.
Font de La Reprimala
Circo de La Safor desde la cantera.
Font dels Olbits
Al fondo el Benicadell
Antigua Fábrica de Papel y Castillo Templario. L´Orxa. Al fondo, Serra Ador.
Antigua Estación del Tren Chicharra. L´Orxa
El Benicadell desde Beniarrés
Publicar un comentario