domingo, 21 de mayo de 2017

CRT/ COMTAT i MARINA ALTA

B a c a n a l  de  c e r e z a s
Cualquier excusa es buena para visitar la Marina Alta, pero si encima es época de cerezas, la escapada parece obligada. Así, me planto bien temprano junto a Braceli en Benimarfull dispuestos a recorrer los bellos valles del norte alacantón.
En subida desde Planes para entrar en la Vall de Gallinera. Y en lo más alto los primeros campos de cerezos. Bajo la copa se cuelan los rayos del sol en la primera mañana. A lo lejos las risas de los hombres y las mujeres que recogen cerezas en los campos. Y nosotros bajo nuestro árbol embriagados con el delicioso manjar. Recorremos todo el valle en bajada, con sus pueblos sin despertar y las altas montañas que nos dan cobijo. Y mas allá se abre el valle al mar y los cerezos se convierten en naranjos que rodean Pego. Tanto tiempo frenando y de repente una tachuela. Toca subir el hermoso puerto para entrar en La Sagra y Orba. Y una nueva tachuela para entrar en Murla y Benichembla, donde comienza una larga y tendida subida por la Vall de Pop que nos ha de llevar a Castell de Castells y el resto de pueblos hasta Gorga. Estamos en la Vall de Seta, donde el paisaje cambia, con sus cortados y la tierra arenosa, y la influencia del mar que ya no es tanta. Al ganar el Desfiladero de Millena solo nos queda la bajada triunfal a la Vall de Planes. Es la hora de la siesta y en Benimarfull no se mueve un alma. Como por la mañana. Quién sabe si todo el día fue así... Este último pensamiento me hace dudar si salimos al ruedo. Le doy al replay y veo fotos que no me suenan de nada..., cierro los ojos y siento el regusto a cereza en mi boca. 
Publicar un comentario