domingo, 10 de abril de 2016

BTT/ Caminos de Soria -marzo´16

NUNCA DIGAS DE ESTE AGUA NO BEBERÉ
En marzo el pueblo viste verde y negro brillante y el gélido aire que todo lo corta. Algunas costumbres ancestrales se aferran a la tierra y a los seres que la pueblan. Muertos y vivos caminan juntos en la extraña noche. El mismo camino. Por los siglos de los siglos.
RUTA I
Todos los caminos llevan a la casa del santo Baudelio. Y al entrar en la cueva resuena su voz como en tiempos lejanos.
-¿Dónde vas caballero rodante? 
-No lo se, ¿tu lo sabes?
-Ya te dije: sigue tu camino.
-Eso hice, y ahora aquí estoy.
-Cuando te creas perdido, habrás llegado.
En la negra gruta cierra los ojos y todo a su alrededor se ilumina.
Los desconocidos caminos asientan su esfuerzo. No hay atajos para volver a casa, aunque los vientos cambiantes parezcan golpear siempre el mismo costado. 

RUTA II 
Mañana fría fría ondulando el helor por los pueblos rojos. Y en Losana deja la pista y al cruzar el río la nada. Los campos anegados y el avance seseante, y de bruces con un inmenso corzo que salta a cámara lenta salvando obstáculos como muros insalvables. Y antes de abandonar la cañada se para se vuelve y le mira.  
Al retomar el camino desubicado, no va a ninguna parte. Piensa... El paso al Manzanares y Tiermes semeja imposible con la vertical cuesta embarrada. Así, pone rumbo a la genuina Caracena con su iglesia porticada y su majestuoso castillo. Un placer insaciable. Y cae luego por caminos a la deshabitada Cañicera, tan desolada que da miedo. Y los perros salvajes. En el Alto de La Cogolluda el inerte caballero rodante se vuelve y le mira. 
Publicar un comentario