martes, 12 de mayo de 2015

BTT/ Gaianes- Solana de Benicadell

PARAÍSO DE LA RAZÓN
un día en el cielo
Como un cohete disparados a lo mas alto, mas allá de la atmósfera terrestre, atravesamos el filo del precipicio para asentar nuestro sueño en el collado mas recóndito y coqueto jamás visitado. Con la enorme pared del Benicadell cerrando tan solitario paraíso, almorzamos y sesteamos la misma idea en la mente repetida como un boomerang, el infinito dejà vu: tanto esfuerzo para irnos raudos, tanto sudor en el camino, para ahora apenas degustar la gloria, el manjar soñado, la cumbre en un microsegundo, y ya tan rápido el descenso... Los toboganes de la felicidad que viene y va.
De vuelta al mundo, vamos en busca del Paraíso de la Razón, o lo que es lo mismo, la casa del Bole, viejo amigo que ya hace tiempo se afincó en el lejanísimo pueblo de L´Orxa. Allí encontramos cobijo contra el sol del mediodía, comida de sobaquillo con los viejos amigos de siempre, y alimento para el espíritu en forma de libros que la gente deja y coge en enormes tableros con caballetes, dispuestos de forma anárquica por los campos de olivos. Ojeando ojeando se mece la tarde tan plácida y agradable, para luego caminar al Serpis y darnos un remojón. Historias cercanas y otras mas lejanas, dilemas cotidianos y sueños abarcables. Fluye la tarde entre amigos, colgados de la enorme roca en medio del río, las bailarinas aguas poniendo música a las palabras. Inamovibles volamos.

Publicar un comentario