viernes, 16 de octubre de 2015

BTT/ La Garrotxa

una de  v o l c a n e s
Mi devenir por tierras catalanas me acerca esta vez a un lugar mágico de verdad: la comarca de La Garrotxa. Repleta de volcanes, con sus exuberantes bosques de hayas, encinas, robles, castaños, ¡qué se yo!, bañada por el caudaloso y serpenteante Fluviá, y sus pueblos antiquísimos cuidados hasta el más mínimo detalle como si de un escenario de película se tratase.
Girona. Ciudad pensada para vivir. Tan bonita y humana. Y sus callejas de Juego de Tronos.
Banyoles. Tan medieval igual cambio bici por caballo y el traje de romano por la armadura de cristiano. Su romántico lago que invita a la contemplación.
Santa Pau. Con su castillo y su plaza porticada en cuesta ¡Única! 
Besalú. Llego en bici y al cruzar su alucinante puente siento cómo las puertas se cierran tras de mí.....las gentes parsimoniosas al tanto del extranjero venden sus mercancías y truecan con cualquiera. El laberinto de calles y callejas y los árboles frutales y los campos arados que caen al río. Entreabro mi camino por sus montañas de juguete y al fondo los altos Pirineos. Collados y mas collados que aparecen tras el último collado. Y otro mas. Una inmensa maraña verde que despoja mis sentidos, quedando a merced de la belleza. En un mundo irrepetible recorro apasionado cada traza del camino. Senderos que saben a fresa, a mar, a globos, a fuego, a locura. Las hojas rojas del primer otoño y la humedad que lo penetra todo. Y siento que voy perdido en un mundo imaginario. Y ciego vuelo las sendas, y más allá sin ellas bajo mi rueda, perdido infalible, mi sino.



el mundo desde el Volcà de Santa Margarida






Publicar un comentario