domingo, 26 de octubre de 2014

BTT/ Sierra Espuña

LAS MIL Y  U N A  CURVAS
Viajamos a Alhama de Murcia para afrontar una dura jornada betetera en Sierra Espuña, un espacio como pocos para disfrutar de la BTT. Hacerlo con Emilio y compañía es garantía de risas y pasarlo BIEN. Bien con mayúsculas. Qué grandes!
Enlazamos desde el pueblo por pistas hasta el trasvase, para enseguida tomar una endiablada senda en subida. Estamos en la famosa senda Mil Curvas. Curvas reviradas, supercerradas, estranguladas. Parece que voy a caer a cada pedal, a cada giro. No sé cómo se revuelve la bici y yo encima, salvando situaciones imposibles. Una y otra vez. Una y otra vez.  Al principio no entendemos bien qué sucede. Al poco vamos tomando la medida a los giros y la tremenda subida toma un aire realmente épico. Son cerca de 10 kms en esta guisa, ganando altura a cada revuelta. Alucinante. Nunca vivido. Un sueño, una pesadilla, una heroicidad no descabalgar de la burra..., al borde del hilo, el precipicio llamando una y otra vez, una y otra vez...
De últimas salimos a pista ancha y bien pisada. Comemos algo y seguimos subiendo hasta Collado Bermejo. Esperamos a Jose, que iba adelantado y equivocó el camino. Ya juntos, atacamos los últimos cinco kms hasta la cumbre de Cerro Espuña. Foto de grupo, pequeño descanso y ya estamos volando de bajada. Al rato dejamos el asfalto y tomamos una senda rota y revirada. Como Mil Curvas pero en bajada.  Muy divertida y a ratos peligrosa, caemos de nuevo a asfalto y llegamos a un bar_merendero. Las cervezas como agua bendita.
Mas sendas, y mas..., bien complicados algunos tramos. Y un fuerte repechón antes de caer a asfalto, bien cerca ya del pueblo. Paramos a tomar algo en un bar. Quedaba algo por hacer?.....beber mas cerveza;)) Risas y mas risas,  y el placer de haber cerrado un recorrido realmente extraordinario.
Publicar un comentario