lunes, 12 de mayo de 2014

BTT/ de La Vila al Contador

d e l  P a r a í s o  a l  i n f i e r n o/
un viaje de ida y vuelta

Voy
Con los ojos cerrados
Tocan mis dedos, las yemas
Mis ojos, la frente
Suavemente la sien
Siento mi aliento allá adentro
Los sonidos mas profundos
Centro el pensamiento
Cinco dedos cinco
Rodean el mundo
Cinco dedos cinco
Abren mi mente
Junto manos en el centro
Cobijo del alma
Caen ahora a los lados
Círculo el círculo
Silencio
El camino de la vida
Todo visto, dicho, oído
Todo sentido
Vuelvo
___dedicada a Prem Rawat


Épica jornada bicicletera en compañía de la titánica Cruz. En marcha desde Playa El Paraíso, en La Vila, enseguida pistas y más pistas, vamos ganando altura , sendas y más sendas. Ganamos el Pantano del Amadorio. Muy divertido el trazado que seguimos, y pronto alguna trampa en forma de porteos de la bici. Dejamos Finestrat atrás y ya las fuertes rampas para ganar el Coll de Sacarest. Almorzamos en lo más alto y hablamos con otros bicicleteros sobre la senda Fox, un enigma para todos. Terreno fácil hasta el cruce que nos mete en el valle de los Bujia Loka, espectacular. Dura subida al Coll de Sanxet, donde decidimos seguir adelante, a sabiendas de la dificultad que nos espera, teniendo que salvar fuertes desniveles porteando las bicis en todo momento, tanto de subida como en bajada, y con una senda que en muchos lugares casi desaparece, flanqueada por zarzas y aliagas, que nos dejarán el cuerpo como Cristo semanasantero... Los paisajes más bellos, las paredes de la Aitana más inaccesibles..., aquí estamos. Sin embargo, avanzamos ya hace tiempo sin apenas agua,  metidos en un embudo, sin viento y con una calima tipo sahariano que hacen de nuestro devenir por estos parajes salvajes un sufrimiento. El último largo tramo en fuerte subida hasta alcanzar la pista del Paso del Contador es la puntilla que nos faltaba en esta tremenda paliza, planeando el golpe de calor sobre nosotros. Por fin en la pista, buscamos una sombra donde reponer fuerzas. Descansamos un rato, impactados todavía por el duro momento pasado. La comida apenas nos entra y el agua hace tiempo que se acabó. Un biker solitario que baja endiablado del Paso del Contador nos regala la poca agua que le resta en su bidón. Nos sabe a gloria. Con mucha dificultad en lo alto del Contador. Toca disfrutar de la larga bajada hasta la Font de l'Arc, donde reponemos agua con unos guiris escaladores. De nuevo subida por pista ancha de regreso al Collado de Sacarest, con el calor sofocante pegando fuerte, y más de una pared que salvamos algo trabados. En lo alto del Collado, sin esperas, tomamos la famosa y desconocida Senda Fox. Muy divertida y bonita en tramos, otros de mucha dificultad, donde sí o si hemos de caminar. Ya en la parte baja caemos a asfalto. ¡Por fin algo de velocidad! Sentimos el viento en la cara, ¡algo de frescor!! Muchos kilómetros en las piernas. Muchas horas, todo el sofocante día, y aún hay que llegar a la línea de costa. En el Pantano decidimos dejar el track del gran Ernest1959. Sólo pensamos en la horchata, fresca y sabrosa. La carretera para cerrar una jornada épica como pocas. 
Hemos ido al paraíso y salido del infierno. Paraísos a los que nunca llegamos, e infiernos de los que nunca salimos. Paraísos que, quién sabe, es mejor no conocer, e infiernos en los que si entras ya nunca querrás salir. Paraísos e infiernos, espejismos insondables. No quieras saber mucho mas. Disfrútalos por igual.






Publicar un comentario