jueves, 3 de septiembre de 2015

biciAVENTURA /ISLANDIA I /la isla de hielo con corazón de fuego

Í   S    l   a   n   d
la isla de hielo con corazón de fuego

"Los caminos mas desconocidos son los mas cercanos a nuestro corazón"
__Anónimo

Un sueño que se resistía a cumplirse va tomando forma al comprar los billetes de WOW, la ´explosiva´ compañía aérea que navega a la lejana y prodigiosa Islandia.
Junto a Juan SPORT BIKE, José Luís por los días que nos acompañó, y las súpernenas Lola, Rosario y María José, nos adentramos en una isla sin límites, donde la mas salvaje naturaleza te atrapa al momento, convirtiéndote en una esponja que rezuma enterita en un incansable fluir.
Un paraíso por los cuatro costados por descubrir, y también un reto deportivo, al realizar el viaje en bicis cargadas hasta arriba por pistas de grava y asfalto y durmiendo en vivacs improvisados la mayoría de las veces, día tras día, noche tras noche.
Cuando el frío, la lluvia y el viento han domado tus sentimientos, crees tomar el billete de vuelta. Pero algo dentro de ti te dice que de ésta no sales. Bienvenidos a ISLANDIA. Con mayúsculas. La isla de hielo con corazón de fuego.


parte uno /DIARIO DE VIAJE y ÁLBUM DE FOTOS

EL SUR /de Reykjavík a Höfn //
8/8
Vuelo Alicante- Keflavik
Llegamos a las 2 de la madrugada.
Bus a Reykjavik y a las 4 vivac en el camping de la capi. La noche islandesa llena de luz. Da igual que cierres los ojos.

9/8
Dormitamos al raso y al rato levantamos el vivac y montamos bicis y alforjas.
Empaquetados, paseamos la limpia y fría ciudad, y a primera hora de la tarde, luego de una estupenda spanish siesta en la estación de autobuses, viajamos a Hella.

Por la 271 caballos, ovejas y un enorme volcán que se acerca a cada pedal. Cayendo la noche llegamos a Galtalaekur, un pequeño camping con una alucinante piscina natural de aguas por encima de los 40 grados. Nadie. En la brillante noche islandesa nos bañamos. Emocionados. Alucinados. El pequeño hogar frente a las tiendas, la sopa caliente. La mente ida....



10/8
Desayuno y desmontamos el campamento. Un pequeño placer que se repetirá a diario.
Trazo de asfalto y pronto desvío para tomar la inundada Gravel Road F225. El paisaje se hace de lo mas salvaje por las faldas del volcán Hekla. Todo nos parece brutal. Avanzamos lento. Fotos y mas fotos.
La aproximación a Landmannalaguar es dura y extraordinaria. El encuentro con Islandia y su inigualable belleza resulta casi doloroso.
Hemos de cruzar varias veces las heladas aguas de los glaciares en brazos de enormes ríos que parecen insalvables.
Cayendo la tarde llegamos al campo base de Landmannalaguar. Montamos el vivac, baño reparador en las calientes aguas sulfurosas del río y sus manantiales hirviendo, y cena con una simpática pareja eslovena, junto a la que rememoro mi viaje de hace dos años por ese delicioso país.










11/8
Trekking matutino por los campos de lava con sus fumarolas y mil colores.
Salida del campo base siguiendo por la F208 dirección Este. Maravillosos paisajes por valles a reventar de agua, los glaciares a nuestro paso, las montañas retorcidas. Avanzamos muy lentos debido a que hay que cruzar ríos constantemente. Acabamos dando pedales descalzos o con chanclas, dejando atrás el ritual de remangarnos los culottes y cambiar botas de bici por chanclas de agua. Rompo uno, dos, hasta tres radios. Juan endereza la rueda de la mejor manera y puedo seguir.
En el km 40 llegamos a un camping caro y sin servicios. Seguimos.
En el km 52 salimos de la pista y en una plana mirando a Poniente montamos el vivac. Estiramientos, cena y dulces sueños rodeados de ovejas pastando.


Landmannalaguar





12/8
Al amanecer, la densa niebla ha hecho desaparecer todo a nuestro alrededor. Levantamos el campamento a ciegas, puesta a punto de las bicis, y ya pedaleando. Levanta la niebla al tiempo que empieza a llover. Llueve y llueve y ya bien calados y el viento instalado, tiro delante del grupo en busca de una Petrol Station que se supone cercana. Un error de navegación, pues está a mas de 50 kms. Llegaremos a la PS de Kirkjubaejarklaustur, separados, empapados, y asustados, porque los últimos 20kms por la Ring Road, con mucho tráfico y muy mala visibilidad, han resultado realmente peligrosos. Y para colmo a punto de desfallecer por el increíble esfuerzo y haber hecho la difícil etapa sin desayunar...
En la gasolinera-bar tipo americano nos cambiamos y comemos como si no hubiera un mañana. Restaurados, restablecidos, reseteados, encontramos aposento en unas cabañas cercanas, donde secamos la ropa y atemperamos el ánimo. La cena bien divertida todos juntos en una cabañita, tipo hermanos Marx. Hemos salvado una durísima jornada por la campana.  Y el pensamiento de que esto no ha hecho mas que empezar...

13/8
Levanta la mañana con mejor tiempo que ayer. Hoy sí, desayunamos a lo grande, y ya en las bicis camino de Skaftafell.
Por la Ring Road, paisajes que nos recuerdan Noruega.
Fotos y cascadas, y pronto la lluvia y un viento racheado que nos tira de la carretera. Aguantamos lo que podemos jugándonos la caída hasta resguardarnos detrás de una roca, donde decidimos parar al primer bus que pase. Tal cuál hacemos, y al momento estamos volando dentro de un vetusto autobús conducido por... el batería de AC/DC!!! Como si conociese los envites del viento huracanado, conduce enloquecido entre líneas imaginarias mientras el pasaje (los seis alacantones y otro bicicletero gringo) hacemos fotos a la Aurora Boreal que crece en el firmamento, en la creencia de que algún día nuestra descendencia las verá;))
Como en una nueva vida, ya bajados del ´autobús furioso´, llegamos a Skaftafell, con su impresionante lengua de glaciar y sus fotogénicas cascadas.
Acampamos y  de nuevo la lluvia a lo bestia. La tarde en las tiendas y cayendo el día paseamos al glaciar bajo la lluvia. Impresiona el enorme campo de hielo de Vatnajökull. Solos.
Skaftafell


14/8


Svartifoss
Toda la noche lloviendo, por la mañana caminamos a la bella catarata de Svartifoss. A la vuelta desmontamos el campamento bajo la lluvia y esperamos el autobús para Höfn. Hay que salir de esta zona, donde brilla en rojo la alarma. Imposible el campamento en el Lago Jökulsárlón (dicen que en los viajes hay que dejar algo por hacer para volver...)
En Höfn bonito paseo, baño geotermal y compra de vituallas.
Cenita y a la estera.


EL NORTE /de Egilsstadir a Akureyri //
15/8
Bien temprano en el autobús que recorre toda la costa Este de Islandia hasta la bonita población de Egilsstadir, a donde llegamos a medio día. Preparamos las bicis y hacemos pasta en los hornillos frente a un rastrillo muy animado. Los últimos tientos al queso manchego y al lomo ibérico. El tiempo benigno. La moral intacta.
Por la Ring Road con el viento de costado y al rato rompe la cadena Rosario. Ningún problema para Juan.
Valles glaciares solitarios y cascadas de todos los tamaños y colores para llegar a  un alto, en medio de la nada, con una casa y un terreno a modo de camping. Con tienda vikinga y, cómo no, piscina. Delicioso baño bajo la lluvia y mejor cena junto a unos amigos islandeses que se disponen a salir a la caza del arce al día siguiente (por la borrachera que lleva el guía, ¡a saber lo que cazarán mañana...!)



16/8
Como todos los días, a las 7 ya está Juan levantando al grupo. Al rato por una Gravel Road dirección Oeste. Evitamos la F901 por el fuerte viento y pensando en ganar kms. Instalado la mayoría del tiempo el viento en la cola, hacemos mas de 80kms para entrar en una Gravel Road que lleva a las cascadas de Dettifoss. En el camping de Grimsstadir comemos sopa y pastel ¡vamos, todo un banquete!, para seguir luego  la marcha hacia las cascadas.
La maratoniana etapa nos da para jugar a hacer abanicos y relevos. Todo un ambientazo. Foto de grupo y por fin llegamos, tras casi 130kms, a las famosas cascadas. El corazón se dispara ante tanta belleza. Inigualables. Un paseo, una vida.
La noche islandesa nos atrapa buscando dónde montar el campamento para cenar y descansar.
A los pies de un cráter plantamos. La magia en cada piedra, en cada ceniza arrojada por el viento, en las plantitas multicolor supervivientes en un mundo hostil donde los haya, en nuestro contenido aliento ante el lento espectáculo del anochecer...

Mödrudalur al fondo. La montaña sagrada
Norömelur
Dettifoss

17/8
El viento no ha dejado de soplar toda la noche, y a la mañana levantamos el campamento semienterrado por la ceniza volvánica. Visitamos otra estupenda cascada y el campo de cráteres. Disfrutamos lentamente este sitio mágico, lejano, único. 
Al rato de nuevo en la F862 dirección Norte, al Parque Nacional de Ásbyrgi. Igual que el día anterior: buena temperatura y empujados por el viento del Sur. El único contratiempo, la rotura de una alforja. Sin problemas para Juan. Magnífica la Petrol Station donde repostamos a base de hamburguesas y unas deliciosas patatas fritas, y paseo por el genuino Parque con su bosque sin par.
Tardeando peleamos con un tipo para cargar las bicis en su minibús, y ya por la Ring Road, al rato, en el pueblo de Húsavik, famoso por el avistamiento de ballenas en su bellísimo fiordo rodeado de montañas siempre blancas.
Estupendo campamento y cola-cao nocturno en un local del Puerto ¡Dios, cuánta lujuria!
P.N. Ásbyrgi
Húsavik

18/8
Otro minibús con su parlanchín conductor nos traslada por la mañana al Lago Mývatn. Fantástico campamento frente al lago y al poco dando pedales ¡sin alforjas! entre cráteres y volcanes. Impresionantes Hverír y Krafla, con su humeante volcán Vitti.
A la vuelta entramos en un majestuoso spa geotermal de carton-piedra donde retoza toda clase de fauna turisticona.
De vuelta al campamento, sin luz, sin wifi, sin pilas, sin ...nada..., pero con la moral inquebrantable. Cenamos nuestra sopa, nuestra pasta, nuestras pylsur, nuestro yogourt...¿hay cerveza? ¿Acaso la felicidad es esto?
Hverir

Volcán Viti


Lago Mývatn
19/8


Godafoss
Cuesta irse de tan paradisíaco lugar. Aunque a los patos no los echaremos de menos je je.
Toca otra maratoniana etapa para meternos en la capital del Norte: Akureyri. Rodamos fuerte y sin contratiempos.
Visitamos la cascada de Godafoss.
Luego subimos un puerto de montaña para entrar en el majestuoso fiordo de Akureyri.
Cuando llegamos a la ciudad rompe por tercera vez la cadena Rosario. Sin problemas para Juan.
Campamento. Aleccionadora charla con un spanish hippie. Compra para cinco días ante la cercanía del desierto y paseo nocturno con shopping y cervecing.

Akureyri
EL DESIERTO/ HIGHLANDS /de Akureyri a Reykjavík //
20/8
A las seis desmontando el campamento y una hora después, bajo la lluvia y el intenso frío, en el autobús. Cien kms y en la Petrol Station de Varmahlid esperamos en vano que amaine para comenzar la ruta.
En un ataque de bravura salimos. Serán algo mas de 20 kms bajo la lluvia. Suficiente para quedar empapados y ateridos de frío.
A la bajada de un alto se abre un valle glaciar de película, y en su entrada anuncian un camping. Nadie. Una caseta con cocina, baño y luz. Frente a ella montamos las tiendas y preparamos el rancho: arroz con atún y unas pylsur ¡mmmmm que ricas!. Descansamos un rato y luego damos un paseo a una pequeña iglesia. Ya cae la noche con la continua llovizna y vemos a lo lejos por la carretera acercarse a unos ciclistas. Salimos a su encuentro. Jóvenes ingleses de Brighton. Bicis años 60 hechas polvo. Los guiamos al campamento y Juan les rehace radios y portabultos mientras montan su tienda y preparan un arroz rastrero. Muy simpáticos, festejamos un rato con ellos, si bien declinamos la invitacion de beber el vozka que arrastran en sus alforjas. Cantan alegres Malvinas argentinas y Gibraltar español ¡Qué flipaos!! Les teníamos que haber cobrado las reparaciones jeje
Húnaver
21/8
Hoy toca madrugar mas si cabe, y a las cinco ya desmontando tiendas y montando alforjas y bicis. La dulce rutina.
Mucho frío y espesa niebla. Igual avanzamos en formación por la Ring Road, vacía a esas horas. Y al poco entramos en la mítica F35, pista de grava que cruza la isla por las Highlands rodeada de campos de hielo.
Ganamos poco a poco altura entre la espesa niebla y la fina lluvia. Algún cruce y las impresionantes rectas. Ya nos ponemos los chubasqueros, ya nos los quitamos.
Ganamos kms y kms hasta un alto donde nos reunimos y comemos algo. El frío es intenso. Mejor no pensar. Al tiempo escampa poco a poco la lluvia, regalándonos el cielo unas vistas maravillosas de los campos de hielo.
En un Refugio abandonado preparamos té y tomamos chocolate. Algunas fotos y reímos a mandíbula batiente un buen rato.
La interminable jornada sobre la bici pasa factura a Rosario en forma de bajada de la bici poco ortodoxa. Unos buenos moratones y el tetrabrik de leche reventado dentro de la alforja...
De últimas entramos en el campamento de Hveravellir, que pasa por tener las aguas mas cálidas de Islandia. Una pasada, sin duda. Cena en tienda mogola y vivac junto al río de aguas hirvientes.

Hveravellir
22/8
Bien descansados tras la paliza del día anterior, nos ponemos en marcha hacia el Sur a una inusual hora: las 10 de la mañana. Al principio con el cielo abierto, pero pronto las primeras lluvias, y ya encapotado y bien, lloviendo y venga a llover. El grupo se rompe y en un alto montamos un toldo para protegernos de la lluvia, reunirnos y comer algo. Ateridos de frío, vemos en la lejanía al único autobús que pasa al día. ¡Y va en la misma dirección de nuestra marcha! Decidimos tomarlo. Con la habilidad de quien lleva toda la vida haciéndolo, desmontamos bicis y alforjas bajo el aguacero y nos instalamos dentro del autobús, algo tristes, pues el reto de hacer entera en bici la F35 igual tendrá que quedar para otra visita.
El autobús se sale de la F35 dirección Kerlingarfjöll, las montañas heladas. Increíbles paisajes, los glaciares a nuestros pies.
Dormitando en la bus-cafetera, traqueteando a las bravas la destrozada Gravel Roal, llegamos a las cataratas de Gullfoss, y poco después a Geysir, nuestro destino.
Montamos el campamento bajo la lluvia y nos vamos a la Petrol Station a "cargar motores" y ver los famosos geiseres. Y la verdad que nos dejan de piedra. Cayendo el día, sin apenas gente, disfrutamos del poderoso Strokker. Me quedo un bien rato solo. Sobresaltado a cada explosión, ya no intento comprender. Sólo admirar... Vuelvo al campamento y como chocolate con galletas. El mas rico. Las mas crujientes.

Gullfoss


Geysir
23/8
Toda la noche lloviendo y a la mañana escampa.
Por la Ring Road hasta una PS donde tomamos un respiro. Conocemos a un tal Xavi de Barcelona que comienza su viaje. Unos que llegan y otros que se van....
Al poco dejamos la Ring Road y nos adentramos por campos de lava. Nadie.
Caemos al lago Pingvallavatn por una senda bien divertida. Comemos y seguimos al Parque Nacional de Pingvellir, donde se unen, o mejor, se separan, las placas tectónicas euroasiática y americana (lo hacen a lo largo de toda la isla, pero aquí resulta particularmente visible). Lo recorremos emocionados de tanta belleza y ya cayendo el día montamos el campamento.
Toda la noche la lluvia golpeando la tienda, toda la noche, como todas las noches, gusano de seda dentro de la ropa térmica y los súper calcetines japoneses, la sábana de seda, el saco de 4º, la funda-vivac del saco, el cortavientos por los pies, el plumas por el cuerpo, el gorro hasta la boca para cegar los ojos. Respiro respiro por el pequeño agujerito, que antes de acostarme ya ha amanecido y pronto en pie con la dulce rutina.







P.N. Pingvellir

24/8
El frío y la lluvia bien instalados, igual nos la jugamos por la Ring Road dirección Reykjavik. Al poco completamente calados. En formación con las lucecitas, sin otra salida que la huida hacia adelante. Cincuenta peligrosos kms, mención especial para los quince últimos, donde la infecta autovía nos hace recordar el mundo al que pertenecemos.
Por fin en la capi, derechitos al camping. Ducha, comida y microsiesta. A la tarde paseo por la ciudad, cómo no, en las bicis.
25/8
Bien temprano, Juan y yo armando las cajas de cartón y descuartizando bicis. Aún el destino nos depara una agradable sorpresa en forma de encuentro con el buen amigo Natxo Eguren de Ondarribia. Gran viajero, regresa a casa al día siguiente luego de haber recorrido en solitario la isla durante cinco semanas.
A veces incluso en los caminos mas desconocidos se cruzan vidas paralelas.
Todos los tracks de Islandia, en Wikiloc/ mutxabtt
Publicar un comentario