lunes, 12 de enero de 2015

BTT/ Valle de Guadalest-XTREM

EL DEVENIR DE LOS DÍAS


Que si sí que si no que si no que si sí y al final ahí vamos, Jordi y yo ante el reto de ganar los altos de la Aitana saliendo en Altea a nivel del mar, siguiendo el curso del río Guadalest, desde su desembocadura hasta los encrespados y escondidos valles que le ven nacer. Y aún mas allá, hasta la Font de la Forata, debajo mismo de las antenas de Aitana, a 1425 m de altura.
Casi 2000m+ en unos 40 km, siempre en subida, con rampas ignominiosas y pateos indignos, pero eso si, con la moral inquebrantable.
Y ya cuando toca bajar, disfrutar después del titánico esfuerzo, comienzan a sumarse las desgracias. Primero con una caída en fuerte pendiente poco antes de llegar a la Font del Noguer; y luego en la misma fuente, helada, la senda convertida en lengua de hielo, y al pisarlo de nuevo al suelo rodando al menos 20 metros. La contusión y poco mas. El susto. Susto compartido. Y es que cuando tienes un accidente en la montaña, sólo entonces sabes de la importancia de compartirlo. 
//Comparte este mensaje con al menos las cinco próximas personas que te encuentres por la montaña, y primero de todo contigo mismo// '127HORAS' imprescindible peli.//
Salvada la senda de los gatitos y ganadas las fuentes de Partagás y Molí, caemos a asfalto. No por mucho ya que pronto enlazamos fuera de track con unas pistas espectaculares que nos bajarán directos al cauce del río. Tan fuertes vamos y aún nos queda una última sorpresa. En el paso de un enorme caos de piedras, la patilla del cambio trasero de la bici queda hecha trizas. La sacamos de entre los radios y a duras penas puede ir empujando con los pies y dejándose caer en las zonas se suave bajada, y enganchado a mi mochila, remolcado... Serán 12 o 13 km memorables. Una inédita situación para cerrar un día de auténtica BTT.  
En La Vila paramos en Valor y tomamos un delicioso chocolate con churros. Y es que no todo va a ser ...sufrir?
El devenir de los días en la vuelta al trabajo. El trabajo diario de ser libres en este mundo de obligaciones e hipocresías. Ese es mi trabajo, el de todos los que sentimos la fuerza de la naturaleza a golpe de pedal. El único trabajo que de veras importa. El trabajo que no es trabajo, sino satisfacción. Convierte la realidad en sueño. Todo es pura imaginación. 
Publicar un comentario