martes, 2 de julio de 2013

BTT/ Sant Vicent del Raspeig- Xixona

volta pel alacantí
Nueva tarde bicicletera en busca del maravilloso reconstituyente para el cuerpo y la mente que es la horchata. La horchata de chufa que se hace en nuestra tierra, el Alacantí.
Vuelo solitario sobre las pistas de la Borratxina con Bonnie Bear sonando a to meter en busca de mis viejos amigos. Reunidos en el parque Lo Torrent, en Sant Vicent, Miguel Ángel, Manolo, Marcos, Jordi, y un servidor, sobre nuestras cabras, con el sano objetivo de tomar horchata. Pero no una horchata cualquiera, no. Para tomar la mejor horchata de chufa del mundo. La horchata que elaboran a la manera tradicional los horchateros jijonencos de Horchateros Artesanos. Y claro, como siempre que podemos, y mas por estas fechas estivales, los visitamos en su feudo: la fábrica. Si si, mejor la fabrica de horchata que hay en este apasionante mundo.
 

 

 
 
El territorio, tan conocido como cambiante. La tarde pinta fresca y nubosa. Sorprenden los paisajes con esta luz inusual.  Camino del Sabinar, y mas allá las Penyes Grogues, primera pared de la etapa. Coronamos en la pista del Pico Escobella, donde aprovechamos para hacer la foto de familia.

 
 
 
 Luego evitamos la Cañada Real, que lleva directo al pueblo de Monnegre, eso sí, cargando la cabra en muchos pasos, y bajamos en una volada por el Barranco del Infierno. Ganamos el pueblo y mas arriba, luego del desvío al Pantano de Tibi, sobre la Casa del Pastor, Miguel Ángel y Manolo, con prisa por volver, se dan media vuelta.
 
 
 
 De aquí a Xixona, por pista asfaltada, un continuo subir con tres paredes, y sobre todo la primera, digna del libro de los records... Afilados afilados, las afrontamos como quien ve llover. Ya en las faldas de la Penya Migorn, o Penya Reona, el techo de la etapa con sus 700 mts sobre el nivel del mar, charlamos con otros ciclistas, y encaramos la senda de La Naveta, que nos mete en lo alto de Xixona, en su castillo. Vertiginoso descenso callejeando por el pueblo hasta llegar a la ansiada fábrica de horchata, a puntito de cerrar...
Merecido descanso con medio litraco de deliciosa horchata en la mano /¿cabe mayor placer?/ Unas cuantas risas con los trabajadores de la empresa y ya de regreso. De bajada, la tarde cayendo, por los caminos y sendas escondidas, rotas, alocadas, del mas profundo Monnegre.
 
 
 
 
 
 

ver track
Publicar un comentario