martes, 27 de diciembre de 2016

PUAJ/ La fabulosa fábula...

La fabulosa fábula de la mosquita muerta y el moscardón reina.
Érase una vez una mosquita muerta q no lo estaba, maldición!. Vivía moribunda bajo los escrementos del moscardón rey, q la protegía de otros moscardones q querían morder su apestoso colgajo. Y no solo la protegía, tb le marcaba el camino de sus zumbantes vuelos entre la mierda y le ponía el platito de caquitas diarias con el que se alimentaba. Y así pasaban los días embriagados en su eterna senectud. Hasta que un día el moscardón rey tuvo que ir al dentista donde se intercambiaba su ponzoñosa dentadura con el padre de la mosquita moribunda. Así la mierda quedaba en familia. Fue entonces cuando decidió escribir unas palabras para ver si alguien las leía y se ponía en contacto con ella..., harta como estaba de su podrida vida olvidada. Sus palabras de auxilio en la red pasaron desapercibidas en un mundo que ya no era el suyo. Solo un mierda moscarda, conocido  como Zirtomoscardon, se atrevió a darle bola, aún a sabiendas que la carga de mierda podía ser apoteósica y apestósica. Así fue como le puso un megusta junto a una kakita. La mosquita moribunda pensó q había picado, q volvía a ser la misma hija de puta mosquita muerta destrozavidas, su papel de váter favorito en su asquerosa vida,  y revoloteó con fuerza para quitarse toda la mierda que le había dejado el moscardón rey encima. Así fue como consiguió izar el vuelo, con la desgracia q al ver la luz quedó cegada y al caer fue aplastada de forma inmisericorde por el mierda Moscarda. Al llegar del dentista el moscardón rey o reina, q no se sabía..., y ver a su engendro chafado y la bilis azurullada, pegó un cagarrazo de tal categoría q desapareció diluido en la apestosa mierda.
Y cagallón, cagallón, esta puta asquerosa mierda se ha acabado.
Publicar un comentario